El ADN Gastronómico de Barcelona

Infoxicación es un término que usamos para describir que estamos intoxicados de información, empachados, que tenemos una sobredosis de información. Puede ser el dolor de la Sociedad de la Información, la nuestra. Cada uno de nosotros vuelca una infinidad de información en la red, pero a la vez somos receptores de miles de inputs informativos. Tenemos más información que nunca. Pero, ¿somos capaces de digerirla? A título individual seguramente no. Pero siguiendo con el ritmo evolutivo que nos caracteriza no dejamos de ver, día tras día, iniciativas vinculadas al big data.

En una de las secciones de aplicaciones gastronóicas que setmanalmente os traigo a través de El Parada i Fonda os he hablado de OnFan, una red social dedicada a la restauración. La cuestión es que OnFan sigue creciendo y evolucionando. Y ahora lo hará explotando el potencial del big data, el potencial de la información que todos los usuarios vamos introduciendo a medida que vamos utilizando su plataforma.

Ayer, reunidos en el Mobile World Center, OnFan explicó su proyecto de ADN Gastronómico ampliando lo que ya sabíamos. Una de las curiosidades del perfil de cualquier persona en OnFan eran unas bolitas conectadas a modo de red donde cada bolita era un producto. Esto es el ADN Gastronómico de cada persona. Pero si hasta ahora sólo podíamos ver como las bolitas y las conexiones iban creciendo, poco a poco iremos viendo un uso más activo. Y esto no sólo será para personas, sino que también para restaurantes e incluso territorios. ¿Cómo? Sacando jugo a la información e intentando no quedar infoxicados.

Individualmente, a medida que vamos colgando platos e interactuando con la plataforma esta se puede hacer una idea sobre nuestros gustos. A más información, un perfil más preciso. Y si sabe lo que nos gusta también llegará a saber qué nos podría gustar. Y en un futuro OnFan también podría terminar recomendando platos y restaurantes en función de lo que le hemos dicho que nos gusta.

A nivel restauración, empleando también la información que han ido colgando los usuarios, también se puede extraer un posicionamiento más parecido a la realidad. El posicionamiento que marcan los usuarios, no el que se propone el establecimiento. Una información que puede ser muy interesante a la hora de segmentar y generar impactos.

Y territorialmente, combinando todos estos datos y separándolas por territorios o ciudades, es como se podría identificar cuáles son los gustos que predominan en un territorio. Sabemos que actualmente la paella y la sangría son un gran atractivo turístico, pero ¿refleja la realidad? No lo sabemos. Realmente es un estereotipo sin base estadística, creado a base de percepciones.

Todo ello es lo que el equipo de OnFan han denominado ADN Gastronómico. Y si tenemos la duda de cuál es el ADN Gastronómico de Barcelona puede que pronto lo descubrimos. Resulta que OnFan y Turismo de Barcelona han cerrado un convenio de colaboración para descubrirlo.

Esto es lo que nos contaron ayer, pero como buenos apasionados de la gastronomía pudimos descubrirlo con la degustación de una serie de especialidades italianas a cargo del restaurante Madre Lievito (C/Llacuna, 1, Barcelona). Dicen que su especialidad es la cocina y se reivindican como napolitanos. Las pizzas no las pudimos probar porque Maurizio, uno de los propietarios, nos explicó que el secreto de su pizza es la masa madre, el horno de leña y comerse la pizza 2 minutos después de haber salido del horno – sino , no tiene el mismo sabor-. Lo que sí pudimos probar fueron: el casatello, una especie de empanada de jamón italiano y la sfincione. La pizza habrá que provarla en el establecimiento.

-Casatello-

 

-Empanada italiana de jamón-

 


-Sfincione-

 

¡Seguiremos atentos! Pero como dice Daniel Innenarity en “Cocinar, comer, convivir” esrito junto Andoni Luis Aduriz, “contra el prejuicio de considerar que el pensamiento es una distracción para la vida, hay que afirmar exactamente lo contrario: se vive mejor pensando… En este caso, se come mejor -esto es, con más intenisdad, con mayor responsabilidad, con un mayor gozo incluso-, si se reflexiona”.

Y eso haremos, ¡seguir pensando mientras disfrutamos de buenas comidas!