[EixDiari] Habemus Papam 2.0

Benedicto XVI, más allá de ser el segundo Papa que deja el cargo antes de morir, entre muchos otros hechos pasará a la historia por ser el primer Papa con presencia en Twitter.

La revolución digital iniciada hace más de cincuenta años con el nacimiento de Internet no deja fuera a nadie. Cuando Manuel Castells define la Era de la Información y la Sociedad Red‘ como un cambio de etapa a nivel macro, lo hace teniendo en cuenta todos los actores de la sociedad. Y la iglesia no queda ausente.

El mundo eclesiástico tiene asociada una imagen de solidez, de anclaje al pasado, de cierre. Una imagen contrapuestas al concepto líquido descrito por Zygmunt Bauman. Pero como fuerte institución que ha sido y que todavía es en nuestra sociedad, también se ve afectada por la revolución digital que caracteriza esta nueva etapa en la que ya nos encontramos inmersos.

Benedicto XVI y, muy probablement, su guardián del mensaje, Georg Gänswein, y el director de comunicación del Vaticano, Greg Burke, más allá de programar una entrada multitudinária en Twitter el pasado 12 de diciembre de 2012, también han dejado huella en la importancia que toman los nuevos medios sociales y su gestión para conectar con las nuevas generaciones. Para conectar con un público afín a la iglesia que también forma parte de una sociedad donde impera el digital. Y todo esto lo hemos podido ver estos últimos días.

Antes del traslado a Castel Gandolfo, el dia 28 de febrero de 2013, Benedicto XVI se despedia de sus seguidores de Twitter en los nueve idiomas en que tenía abierto el perfil. Un despido que no quedó en un mensaje de 140 caracteres. Un despido que fue acompañado de un hecho que nos indica que alguien había estado pensando en la comunicación a través de este nuevo canal y de la importancia que va adquiriendo. El hecho fue que después del despido todos los tweets fueron borrados y el nombre de Pontifex fue cambiado por el de Sede vacante. Se dejó el contador a cero. Se marcó un cambio de etapa también en este entorno. Lo que me parece interesante e innovador de este hecho es el cómo han sabido mantener un perfil de Twitter vinculado al cargo y no a la persona. En el mundo político hay importantes cargos con Twitter que lo utilizan indistintamente por el cargo como por su vida privada. Cargos que alguna vez han creado situaciones complejas por no diferenciar. Es sustancialmente diferente, pero quizás debemos plantearnos la posibilidad de crear perfiles vinculados a los cargos públicos más allá de los perfiles privados que también puedan tener. Es complejo pero dejo la reflexión abierta.

Volviendo al Vaticano, más allá de los hechos descritos se abría una pregunta interesante e incierta para los twitteros del mundo entero. Una pregunta que no tendría respuesta hasta que no se anunciara el nombre del nuevo Papa. ¿El nuevo Papa tendrá presencia en Twitter? Ante esta pregunta el Vaticano anunciaba que sería una decisión de la persona que ocupara el nuevo cargo, creando así una expectación hasta el último momento

Otra indicio de la importancia que están tomando los medios sociales en el Vaticano fue  la prohibición del uso de Twitter durante el cónclave. Podemos estar de acuerdo o no, pero es otro indicador, seguramente adoptado en vista de experiencias que en otras instituciones han salido a la luz antes de tiempo. En este ámbito digital, a pesar del intento de seguir controlando la información, cada vez es menos incontrolable. Y esto no quiere decir que no se deba ser persistente.

Con una plaza de San Pedro de Roma llena de gente. Una plaza que comparada con 2005  denotaba el cambio provocado por la nuevas tecnologías de la información y la información, nos presentaron al elegido.  Jorge Mario Borgoglio el nuevo Papa Franciscum. Una presentación que también estuvo a la altura a nivel digital. En paralelo al anuncio físico la web nos ofrecía este mensaje y cambiaba su contenido:

Pero al mismo tiempo mundo twittero tenía respuesta para la gran pregunta. Por primera vez en la historia un Papa era presentado en Twitter. Las diferentes cuentas de la ‘Sede vacante’, de nuevo con el nombre de ‘Pontifex’ hacían su tweet número 1 de la segunda etapa digital con un mensaje que decía: HABEMUS PAPAM FRANCISCUM. Un tweet que en sus cuatro horas de vida fue retweeteja más de 67.000 veces. Leído así, viviendo el evento de una manera tan cercana y, en algunos casos, quizá sin ser demasiado afín a las redes sociales puede parecer normal o, incluso, banal. Pero no lo es. Franciscum iniciaba un nuevo mandato dando importancia desde el primer momento al futuro más inmediato, el futuro que pasa por las nuevas tecnologías de la comunicación y la información.

Y no es banal, porque como nos deja ver una imagen que compartió el periodista Toni Aira en Twitter, en la plaza había adeptos reclamando esta presencia.

Para seguir haciendo camino en este cambio social, el dar la importancia que merece la sociedad de la información, la revolución digital y en general la comunicación, es muy interesante que se haya optado por dar continuidad a los canales abiertos. Religiosos o no, todos aquellos que se dedican a la comunicación 2.0 pienso que deberían estar bien contentos. Es un paso a favor de nuestra tarea diaria.

¡Habemus Papam 2.0!