Hoptimist

¡Os presento los Hoptimist!

Hoy es un día de cambio. El cambio es algo constante en nuestras vidas, lo que nos permite evolucionar y crecer.  Hay veces que los cambios son más notorios.  Podemos tener respeto al cambio, pero al mismo tiempo brinda la oportunidad de restablecer prioridades, modificar hábitos, redecorar nuestras vidas.

En este día de cambio dejo atrás el miedo bucando el optimismo y las sonrisas de la vida. Y en la búsqueda de estas sonrisas, en este caso no humanas, tenía ganas de compartir con vosotros las sonrisas de los Hoptimist.

En mi viaje a los países nórdicos, más allá de la curiosidad que me despertarion algunos elementos de street márketing, también lo hieron estos muñequitos. Me los cruce en muchas tiendas, pero nuestro primer encuentro fué en un escaparate en un instante en el que había desconectado mentalmente de lo que nos contaba la guía turística. No había podido ver de qué se trataba exactamente, así que cuando acabamos la ruta volví a la tienda.

Aquello que me había llamdo la atención eran unos objetos metálicos y sonrientes. Los había de muchos colores y tamaños y se movían cuando les tocabas la cabeza. No compré ninguno, pero días después seguían dando vueltas en mi mente. Eran simpáticos. Tanto, que en nuestro segundo encuentro, esta vez en el parque Tivoli de Copenhaguen, no lo dude: ¡Me los llevé de vuelta conmigo!

Investigando por internet, descubrí una web con todos los modelos, su creador y como es el mundo que les rodea.

Son simples pero adictivos. Siempre sonríen y quiero compartir su sonrisa con vosotros.