Del nada al todo

Somos nada.
Tu y yo, no somos nada.

Horas y horas de conversación.
La empiezas tu. Lo hago yo.

Compartimos cena, cama y desayuno.
Repetimos. Repetimos. Y volvemos a repetir.

¿No somos?
No somos nada.

Nada.
Nada.
Nada.

¡Ya lo somos todo!

IMG_2655