20D. Los carteles electorales, a exemen

El próximo 20 de diciembre podremos ejercer nuestro derecho a voto en motivo de las elecciones al Congreso de los Diputados. Antes, sin embargo, de nuevo somos espectadores (aunque no sólo) de una nueva puesta en escena de la comunicación política. Como hemos hecho otras veces, el periodista y experto en comunicación política Toni Aira y servidora, nos volvemos a encontrar para ofreceros un análisis de los carteles electorales que anoche dieron el pistoletazo de salida a la campaña electoral.

Un análisis que integra aportaciones de Toni Aira en clave de comunicación política y mis aportaciones en clave publicitaria. Y dado que sería imposible abarcar los carteles de todas las formaciones que se presentan , analizaremos los principales partidos políticos ( y emergentes ) a nivel estatal y en Cataluña. Veremos cómo son estos carteles , pero también qué papel jugaron los  spin doctors de cada formación. ¿Nos adenatramos a ello?

  • Ciudadanos

CS

Imagen limpia y pulida de líder que pone en valor su juventud, con la típica camisa blanca del candidato (palabra que viene del latín y el concepto “túnica cándida”, porque ya en la Antigüedad los aspirantes a cargo público utilizaban el blanco para vestir como sinónimo de pureza, limpieza -honradez -…) y con americana de corte moderno. Sin corbata y con los dos primeros botones de la camisa desabrochados. Él comenzó en 2006 con un cartel donde aparecía totalmente desnudo. Ahora aspira a presidente y eso es lo máximo que puede enseñar, más que la media de sus contrincantes, en cualquier caso…

Mirada a un horizonte (futuro) y sonrisa de niño ilusionado que parece ver pasar ante sí la carroza de los Reyes Magos. “Ilusión”, se entiende, por el contrario, para la nueva etapa que él quiere abrir si tiene fuerza en el Congreso. Todos estos conceptos que son oro para cualquier candidato que pueda anexar con credibilidad a su figura. Artur Mas utilizó en 2010 esta idea (pronunciando la frase “amb il·lusió!” en su spot central de campaña) y le fue bastante bien. Ganó y accedió por primera vez a la presidencia de la Generalitat.

El fondo es gris, y Rivera emerge, como con cierta aureola y todo. Deja atrás el gris y el naranja (en lenguaje cromático político, sinónimo de centro) pone en valor su color corporativo, siempre adjunto a la idea de optimismo que marca la psicología del color. Las letras del eslogan combinan caja alta (mayúsculas) y caja baja (minúsculas): institucionalidad (solvencia) y modernidad (juventud).

  • Democràcia i Llibertat

Democràcia i Llibertat

Democràcia i Llibertat

 

El jefe de campaña de Francesc Homs, Jordi Cuminal, presentó el cartel de Democràcia i Llibertat. Cuminal ha sido hombre clave en la cocina del Palau de la Generalitat desde que Homs aterrizó allí, primero como Secretario General de la Presidencia y luego como consejero de este Departamento. En ambas etapas con Homs como portavoz del Gobierno, y con Cuminal como uno de los principales spin doctores del lugar, como Director General de Comunicación.

Homs ha sido durante más de 4 años la voz (y una cara destacada) de los gobiernos de Artur Mas. Y el cartel que nos lo plantan con un primerísimo primer plano, sinónimo de proximidad (o de buscarla, como mínimo) que también nos puede recordar el cartel de Pere Navarro al 25N o las portadas de Esquire. Da la cara (como nos quieren decir que lo ha hecho por el proceso soberanista, su leit motif político). En un contexto de blanco o negro (como el color de la foto): o éxito o fracaso, o independencia o recentralización, o gana la opción de Mas o lo hace… la de Aznar (en el acto de pegada de cartel, Homs lo dijo así, yendo al más duro incluso que Rajoy). Blanco o negro.

El cartel, si tiene algo especialmente bueno es que no deja indiferente. La foto da que hablar, a favor y en contra. Él como serio pero no, como contento pero tampoco. Y el eslogan también genera polémica… porque, por aquello del frame, ellos nos dicen que todo ello será posible (la independencia que proponen) pero todo el mundo piensa en el momento en el concepto “imposible” que ellos juegan a borrar con contundencia. Una forma de borrar muy cotidiana y cercana. No se borra con diseño gráfico, sino que se borra con bolígrafo cómo podemos hacer todos en cualquier momento. Nos proponen proximidad y también sirve de elemento juguetón en diferentes actos de campaña. No está mal visto. Contradice los cánones clásicos del cartel electoral (por sesgo negativo), pero por eso mismo llama la atención y hace que se hable. Y ellos así tienen la excusa para decir que muchas cosas que otros decían que serían imposibles de alcanzar (acuerdo para la pregunta, 9N, lista unitaria…) se han conseguido como podría ocurrir con la independencia.

Ni rastro del naranja que CiU y Convergencia combinaban en su imagen con el azul y el blanco. Apuesta por estos dos últimos colores, con predominio del azul más sinónimo de orden (entendemos que a pesar de todo el cambio contundente que proponen, como diciendo “tranquilos que con nosotros esto se hará bien”). Pero si nos fijamos bien en el azul, éste es de una tonalidad que sí nos puede recordar al antiguo logotipo de CIU que fue reemplazado en 2010, al igual que el uso de las cuatro barras a pie de cartel.

El logotipo de Democracia y Libertad está centrado, grande y bien claro. También muy bien acompañado de los logotipos de los partidos que forman esta coalición.

  • Esquerra Republicana de Catalunya

ERC

La cabeza de cartel, Gabriel Rufián, pone en valor siempre sus orígenes humildes, pero no habría pasado nada si hubiera elegido para la foto una camisa con el cuello bien planchado, que esto lo puede hacer todo el mundo, pobre o rico. Se planta con una sonrisa amplia (y quizás con masa, por innecesario, photoshop o maquillaje). Joan Tardà, el experimentado diputado con quien hace una especie de ticket electoral, parece que no vaya tan maquillado, y eso que es bastante mayor que el número 1. Tiene bastante más color en el rostro, parece más natural y cómodo en el papel. Transmite la confianza ganada con la experiencia y refuerza el tándem con Rufián.

El fondo gris contrasta con las opciones de Izquierda de los últimos tiempos, que apostaba más por colores claros y cielos azules. El contexto hace, y seguramente nos plantan los candidatos como una manera de emerger de cierta espesura. A la vez que también falta color corporativo o su apuesta por Cataluña. Se transmite poco. A su vez sorprende que las letras se coman parte del retrato de los candidatos. Y parece ser un cartel muy sencillo a pesar de algunos intentos para llamar la atención. Sorprende, por los años de experiencia en esto de crear campañas electorales, que el logotipo del cartel esté en la parte inferior izquierda. Quizás es por lo de estar a la izquierda, pero tendría más visibilidad en la parte inferior derecha.

Letras en caja alta, tratando de transmitir solvencia, pero también contundencia (en lenguaje escrito, vía sms o vía redes sociales, sería como gritar). Y utilización de un nosotros (“somos”) típico en todo cartel electoral de forma implítica y explítica. Superan el clásico “Somos nación” y apuestan por reivindicar que el independentismo ya ha ganado y que Cataluña ya es “república”. Hay que actuar como tal, nos vienen a decir. Y así es como se plantan con un objetivo: “Defendemos tu voto”. El de los independentistas que hicieron esta opción el 27-S en las elecciones al Parlament.

  • Izquierda Unida.

Izquierda Unida
El futuro político y electoral de Alberto Garzón y IU pinta como su camisa del cartel: tirando a negro. Pero sobre este negro ellos dibujan en blanco lo que dicen defender “un nuevo país”, que por cierto recuerda mucho al eslogan de Oriol Junqueras en las elecciones de 2012: “Nuevo país”. Nos viene a decir que IU quiere rehacer España de arriba abajo, y con mirada (como el candidato en la foto) a la izquierda.

También como Rivera pone en valor su juventud con un look más desenfadado (él ya incluso sin americana) y con una camisa que presenta los dos primeros botones desabrochados.

La tipografía de letra es esta que está tan de moda y que recuerda a la de los anuncios de Estrella Damm o a la de Junts pel Sí o la Cup en las últimas elecciones catalanas. Una emulación de tipografía hecha a mano que busca la proximidad y la humanidad. Al igual que en el cartel de ERC, sorprende que el logotipo del cartel esté en la parte inferior izquierda. Quizás también es por lo de estar a la izquierda, pero tendría más visibilidad en la parte inferior derecha.

  • Partido Popular

MARIANO

PP
Jorge Moragas, es el gran spin doctor de Mariano Rajoy desde 2008, cuando tras una nueva derrota electoral este diplomático catalán apostó por un Rajoy en horas bajas. Él y su enamoramiento de la cultura anglosajona (también en el ámbito compol) pasaron a trabajar codo a codo con el líder, primero en Génova 13, y desde 2011 en la Moncloa, como jefe de Gabinete del presidente. Ahora es también el jefe de campaña, y así fue como hace unos días fue él quien presentó la propuesta electoral del PP.

Rajoy como hombre de Estado. Sereno, serio (como la España que dicen que quieren al eslogan) y que va a por trabajo. Un personaje, nos vienen a decir, que no está para florituras. Y en una mesa de trabajo que lo vemos sentado, dispuesto a trabajar pero como escuchando alguien (¿a los españoles?). La estampa recuerda algunas de las que el PSC utilizó en la campaña de José Montilla de “Hechos, no palabras”. ¿Líder inspirador? No, buen gestor. Esto nos quieren vender. El presidente tranquilo que ha llevado a España a la recuperación económica y que reivindica España (como en el cartel, mencionando explícitamente) ante los independentistas.

Todo en caja alta (institución, solvencia …) e integración curiosa del nuevo logo del partido (estrenado hace poco) en el contexto de la fecha electoral que nos recuerda que no nos olvidemos de ir a votar. Y lo que también tiene un punto de novedad es la corbata de Rajoy: negra con puntos blancos. Sale de los clásicos.

  • Partido Socialista Obrero Español

PSOE

PEDRO

 

PSOE

El hombre de la camisa blanca tenía que salir con ella en su cartel electoral. Le dio suerte e hizo que se hablara en las primarias que le hicieron líder del PSOE, así que había que insistir. Parece que juegue en bicolor, blanco y rojo, cuando el cartel está preparado para ser impreso a 4 tintas (sino la cara también saldría blanca o roja). ¿Será algo más que una buena percha para una camisa? Lo veremos, aunque de momento su cartel no hace más que incidir en el cliché, y tiene más de portada de una revista de moda que no la de un póster de campaña. Tenga en cuenta que su cabeza pisa las siglas del partido, al estilo de las caras que salen en portadas de revistas como Vanity Fair.

Va de guapo (además de serlo para muchos) pero no se quiere recrear en el cartel con una sonrisa ancha. Por lo que acaba saliendo a él como haciendo una mueca. Demasiado maquillado, también, como Rufián, pero en este caso con una camisa (sin americana) perfectísimamente planchada. El “yerno perfecto” se planta ante la audiencia impecable.

El eslogan, que como el de Ciudadanos (por la misma razón) combina mayúsculas y minúsculas, incorpora una palabra talismán, “futuro”, pero si lo leemos entero puede proyectar una idea no muy agradable. Dice “vota por un futuro para la mayoria”. Pregunta: ¿y ese futuro no será para la minoría? ¿Para los que no estén contigo no gobernarás? Pero si seguimos con el eslogan, a nivel tipográfico sorprende mucho que se utilicen tantos recursos de estilo en una sola frase: caja alta, caja baja, subrayado, nergrita y cursiva. ¿Es necesario? En clase de diseño o en la misma escuela esto no se permite cuando los alumnos hacen presentaciones en power point.

  • Partit Socialista de Catalunya

psc

El cartel de Carme Chacón lo presentó Germán Rodríguez, quien había sido jefe de gabinete suyo y uno de sus hombres de máxima confianza, y que ahora no sólo irá de números dos de la líder socialista, sino que además dirige la campaña, con un planteamiento al más puro estilo PSC de toda la vida. A la contra del PP, como pensando todavía que esto va de “o PP o PSOE”, cuando casi todo el mundo ya ha llegado a la conclusión de que ante estas dos formaciones hay alternativas para los decepcionados de las políticas de unos u otros. Pero los socialistas, haciendo como que no lo ven, tratando de dirigirse al público al que esto aún puede motivar, insiste. Y del “si tú no vas, ellos vuelven”, a #FemForaRajoy (ahora ya con hashtag, rollo moderno que no hemos visto demasiado en los otros carteles electorales). Es decir: ¿voto útil antiPP? El PSOE.

Y ante las apelaciones explícitas a otras campañas a propósito del “lío” en el que dicen que nos han metido Artur Mas y Mariano Rajoy, ellos ahora tratan de ser más positivos y constructivos, y se contraponen (los problemas) como la solución. “Somos la solución”, dicen.

Carme Chacón, por cierto, parece el Juan Carlos Girauta y Javier Nart y Carolina Punset, del cartel de Ciudadanos para las europeas. Como salidos de un capítulo de “Autopista Hacia el cielo”. Como emergiendo de otra dimensión, como aneglicales de blanco, con aquella ventana al fondo, y con la camisa blanca de la candidata fundiéndose con el entorno. Sonrisa amplia, eso sí, y de nuevo demasiado maquillaje.

Y en este caso sí que vemos el logotipo colocado en la parte inferior derecha y una clara coherencia en las tipografías.

  • Podemos

PODEMOS

Pablo Iglesias como andando. Dinamismo, acción, avanzar. Y lo hace con una amplia sonrisa (no quiere ser ya “el partido de la ira”), que es una manera de animar al electorado en positivo. Y mira al horizonte (futuro) pero es como un horizonte cercano, como si fuera por ejemplo también una mirada dirigida a un auditorio lleno a rebosar.

La coleta que es su icono se intuye y la camisa (blanca de nuevo) lleva el segundo botón abrochado. Es fiel a la tendencia entre los candidatos (que sólo rompen Rajoy y Duran entre los principales) a no llevar corbata.

El color morado característico de la formación se planta claramente y la apelación al voto se fusiona en forma de eslogan con el nombre del partido. Todo bien atado, como viniendo a decir para qué ha nacido la formación y para cuando: este 20-D (el de antes eran ensayos, ahora va en serio). Y en lugar de un gran eslogan, el documento del contrato (firmado por el candidato) que proponen con los ciudadanos, una imagen que recuerda a aquella frase de Julio Anguita que decía “programa, programa, programa”.

  • En Comú Podem

http://www.elpunt.cat
La candidatura donde hay Podemos en Cataluña es otra cosa. Es más Ada Colau y menos Iglesias. ¿Soluciones gráficas? Ausencia de los dos o presencia de ambos, según el material gráfico. Y fusión de los colores del uno (el morado de Podemos) y del otro (el rojo no PSC de Barcelona en Común). Letras bien potentes, bien gruesas, bien en mayúsculas, y que ascienden (optimismo) al mismo tiempo que muestran movimiento (avanzan). Esto acompañado de la apelación al “cambio”, que fijan que comenzó con Colau en el Ayuntamiento de Barcelona y que puede volver a dar la sorpresa con esta candidatura ganando en Cataluña.

Más allá de eso, el cartel puede recordar en la mano y los degradados de las campañas del Departamento de Juventud del Ayuntamiento de Barcelona iniciadas en la etapa de Xavier Trias.

 

  • Unió

UNIO

Duran Solucions

Con un azul ni PP ni convergente, pero que puede recordar a las dos formaciones (más en la primera), Unió alza el dedo (y chilla) reivindicando que está. Y es que no sólo nos planta un eslogan con letras gruesas y mayúsculas, grandes y degradadas, sino que además remacha el concepto “soluciones” con un signo de exclamación. “¡Eh, que estamos aquí! ¿Qué no nos ve?”. Y podría ser perfectamente que no, pero ellos se reivindican como el antídoto a los problemas que encuentran que otros han generado.

Duran aparece sin americana pero con corbata (a medio camino entre Rajoy y Rivera), y lo quiere hacer con un puesto como informal, pero que con los años que hace que está, también podría proyectar la idea que está cansado y que tiene que apoyarse en las letras o aguantarse la cabeza del aburrimiento. En la muñeca izquierda, eso sí, que se vea bien la pulserita de cuero. No lleva tantas como en su día Aznar cuando estaba ya bastante disparado, pero este punto como alternativo es el máximo de este género que podremos encontrar.

Sólo un apunte por alguien que se presenta como paradigma de la seriedad, el cartel y la posición de Duran y las letras, se dan un aire a los típicos carteles de comedias alocadas.

Y bien, estos serían nuestros comentarios de choque a unos carteles que reiteramos en reclamar (a casi todos los partidos, con pocas pero dignas excepciones) que sean claramente identificables en los respectivos webs, que deberían tener información actualizada y material de campaña. En la mayoría de casos no hemos encontrado colgados los carteles electorales, un hecho que los beneficiaría porque les permitiría que su imagen se difundiera con más facilidad, en paralelo a lo que pueden aportar los recursos clásicos de una campaña electoral y de una campaña publicitaria.

¿A vosotros qué os han parecido? ¿Qué más véis?

Toni Aira y Núria Escalona